Archivo de la etiqueta: New York

USA día 6: ¡Helicóptero! y mucho más

Helicóptero aterrizando en el helipuerto de Manhattan
Helicóptero aterrizando en el helipuerto de Manhattan

Hoy el fin de semana nos recibe con sol; genial para nuestro planning. Teníamos previsto hacer el recorrido en helicóptero por Manhattan. Es una de las actividades más esperadas por todos, y creo que la única que no llevamos contratada desde casa; así que nos va a tocar comparar las opciones.

Vamos en metro hasta la parada del ferry a Staten Island, al lado del pier 6, que es donde está el helipuerto de Manhattan. Nada más salir de la boca de metro ya vemos personas dando publicidad sobre sus compañías para los tours, de forma más o menos agresiva según cada uno. Nos decidimos por volar con Helicopters Tours, que nos lo dejan en 152$ por persona (nada mal :-) ). Nos acompañan al edificio principal, para pagar, dejar los bultos en una taquilla, y ya nos ponen un cinturón con un chaleco salvavidas. Casi sin darnos cuenta estamos listos para subir al helicóptero. Nos acompañan hasta la nave y nos van subiendo de uno en uno según van bajando los anteriores. Cinturones de seguridad, auriculares de protección con micrófono para poder hablar y !listos!

El vuelo es impresionante. La piloto nos va comentando las cosas más importantes que vamos viendo a cada lado. Pasamos alrededor de la Estatua de la Libertad y Ellis Island, y subimos por el río Hudson entre New York y New Jersey, hasta Harlem y vuelta hacia el sur (es el recorrido que habíamos elegido de 15 minutos). Las vistas son impresionantes, no paré de hacer fotos en todo el rato. Una experiencia inolvidable.

Vista de Manhattan desde el helicóptero
Vista de Manhattan desde el helicóptero

Sin poder quitarnos la sonrisa de la boca ni la adrenalina que nos ha dado el viaje en helicóptero, nos ponemos en marcha para continuar con nuestro planning. Así que ponemos rumbo al ayuntamiento. La salida del metro, está justo en el edificio que llaman Municipal Building, que vendrían a ser las oficinas del ayuntamiento. Justo al otro lado de la plaza vemos el City Hall, el edificio del ayuntamiento propiamente dicho, muy pequeñito, de aspecto colonial. En los alrededores vems distintaos edificios gubernamentales, es lo que llaman la ciudad de la justicia: US Court House, Departamento de Justicia, y varios edificios de juzgados (criminal, de familia, de comercio internacional…), más de un eidificio de estos nos resutlan familiares de películas y series de TV. Paseando aprovechamos para probar un pretzel en un puesto callejero (bastante bueno).

Mientras buscábamos la estación de metro más cercana, pasamos por Wall St, y vemos que delante de la bolsa están rodando un anuncio. Nos quedamos un poco a curiosear, pero parece que no quieren mucho público :-) . Una vez llegamos a Chinatown, el cambio es espectacular, parece que hemos cambiado de ciudad, y de continente ¿Esto sigue siendo NY? Parece mentira… Hay un montón de gente por todos lados, las calles estrechas están atestadas de coches, pitando, las tiendas tienen mostradores en la calle, vendiendo de todo, y solo hay asiáticos y turistas… Siguiendo la recomendación de una de nuestras guías, hacemos una parada en una panadería (Fay Da Bakery, en Mott St) y nos tomamos un aperitivo para llevar (unos bollitos rellenos de carne).

A continuación, siguiendo unas cuantas calles, la ambientación pasa de Chinatown a Little Italy, con las trattorias, y las casas con los colores de la bandera italiana. Si te abstraes un poco, te da la impresión que has cambiado de mundo en Port Aventura. A estas alturas, ya teníamos todos hambre, así que buscamos sitio para comer. Buscamos una pizzería recomendada en nuestras guías, pero tiene como una hora de fila; así que optamos por un ristorante que ofrece un menú a buen precio (Grotta Azzurra, en Mulberry St), y resultó bastante bien.

Al salir seguimos pasenado por el Lower East Village, el barrio judío. Allí tomamos dirección al 172 de Norfolk St, donde se encuentra la sinagoga de la fundación de Ángel Orensanz. La verdad es que teníamos curiosidad por ver el edificio, ya que había salido en varios reportajes de televisión (Aragoneses por el mundo, Españoles en el mundo). Pero lo que no esperábamos era que pudiéramos verla por dentro, y mucho menos que nos la enseñara Al Orensanz, el hermano del escultor.

Tras la visita inesperada de la sinagoga, y poder escuchar variadas opiniones y batallitas del mayor de los Orensanz, cogimos el metro hasta Union Square. Queríamos ver esta plaza, pues habíamos leído que ponían un mercado, y teníamos curiosidad por verlo. Pero de nuevo nos encontramos con una sorpresa allí mismo. En la misma plaza había reunida un montón de gente joven con almohadas ¿pero qué hace esta gente? Pues según entendimos, era una quedada por facebook, para hacer una pelea de almohadas; no sé si tendría algún sentido, pero en un ratillo dejaron la plaza llena de plumas… Almohadas aparte, el mercado que había en la plaza era muy chulo, todo productos naturales: manzanas, sidra, plantas, lana natural, era bastante peculiar.

 

Puente de Brooklyn
Puente de Brooklyn

Y de ahí, partimos hacia nuestro otro punto fuerte del día: el puente de Brooklyn. Salimos andando de la estación de metro de City Hall, y ya comenzamos a cruzar el puente andando como tantísimos turistas (y eso que es primeros de abril, ¡a saber cómo está esto en verano!). Y entre tanta gente, una cara que nos suena, ¿pero de qué? ¿No es la de la tele? Ah sí, ¡Tania Llasera! El paseo por el puente es muy chulo, y las fotos tanto de Manhattan como de Brooklyn son impresionantes.

Y una vez en Brooklyn, lo que toca es la sesión de fotos de rigor. A buscar el sitio idóneo en la orilla, entre los puentes de Manhattan y Brooklyn, con vistas hacia Manhattan; y a esperar a que se hiciera de noche para ir fotografiando el atardecer. (Nota mental: si vuelvo a hacer fotos desde Brooklyn, ponerme el pijama debajo, o una manta eléctrica o algo, que ese frío en la orilla no es normal).

 

Manhattan y puente de Brooklyn desde la orilla de Brooklyn
Manhattan y puente de Brooklyn desde la orilla de Brooklyn

Ya llegando a casa cogemos unas hamburguesas en Lucky’s Burger que tenemos cerca, y a descansar. ¿El helicóptero lo hemos hecho hoy? Pues sí que nos ha cundido el día. Además hoy ha sido un día un poco raro (Ángel Orensanz, Tania Llasera, pelea de almohadas…) ¿pasará esto todos los días en NYC? Quién sabe…


Imágenes | dnotivol
Enlaces | Angel Orensanz Foundation

USA día 5: Visitando a Miss Liberty

Obras en la Zona 0
Obras en la Zona 0

Quinto día de viaje, y amanece con lluvias, igual que lo dejamos ayer. Hoy toca abrigarse entonces. Además nos toca recorrido en barco.

Salimos de casa y nos vamos a nuestra parada de metro donde compramos la tarjeta MetroCard que nos servirá para casi todo el resto del viaje (7 días por 29$). Ya en el distrito financiero, vemos las obras de la zona 0, que van más avanzadas de lo que pensábamos, se ven dos torres con al menos 40 pisos. Para ver el proyecto final de la zona 0 y un pequeño homenaje a las víctimas del 11-S, han abierto un local de información justo al lado, el 9/11 Memorial, recomendable para una visita rápida.

Partiendo de allí recorremos el resto del distrito financiero: la Bolsa, Bowling Green con la escultura del toro (Charging Bull), las iglesias de Trinity y St. Paul, y una rápida incursión a la tienda Century 21 (no tiene mala pinta, habrá que volver).

Bolsa de New York
Edificio de la Bolsa de New York (New York Stock Exchange)

Aunque era pronto, decidimos comer ya, pues tenemos el barco a la Estatua a las 13h. Entramos en una pizzería por porciones muy buena, por las callejuelas estrechas del distrito financiero (por Water St o alrededores); un gran acierto, al salir había una fila importante.

Y de ahí ya nos vamos hacia Battery Park, de donde sale el ferry a la Estatua. Primero hay que ir al Clinton Castle para canjear los billetes que habíamos comprado por internet. Antes de entrar al ferry, ya pasamos el primer control tipo aeropuerto. El recorrido en barco es cortito, unos 15 minutos, entretenido por la cosa de salir a hacer fotos, etc.

Al llegar a la isla Liberty, vamos al centro de información de los Rangers para recoger las pulseras que dan acceso a la corona. Antes de subir hay que dejar todo excepto las cámaras en una taquilla (móviles, bolsos, fundas de las cámaras, mochilas…), y pasar otro control con escáner corporal aleatorio. La subida no se hace muy dura, a pesar de los 300 peldaños, pero sí puede resultar algo claustrofóbica por la estrechez e la escalera de caracol. Personalmente me decepcionó un poco la llegada a la corona, pues me esperaba un mirador más grande, tipo torre Eiffel; pero es una plataforma en la que caben unas 10 personas. Pero las vistas de la bahía, de la estatua por dentro y la experiencia en sí, merecen la pena.

Estatua de la Libertad
Estatua de la Libertad (desde el nivel más alto del pedestal)

Al bajar hasta el pedestal, ya hicimos el recorrido habitual de la gente que no sube a la corona: fotos desde los distintos pisos del pedestal y entrada al museo (sobre la construcción y antorcha original).

Después del museo, cogemos de nuevo el ferry para ir a la isla Ellis, donde se recibían a los inmigrantes que llegaban a Nueva York. Hoy es un museo dedicado a esta etapa de la historia, con objetos e historias personales.

Una vez de vuelta en Manhattan, vamos a pasear por las calles del East Village y Greenwhich Village, viendo Washington Square, Perry St (la casa de Carry en Sexo en Nueva York), Bleeker St…

Y como ya se hacía de noche pero era viernes y los museos cierran un poco más tarde, decidimos aprovechar para hacer una visita rápida al Met, el museo metropolitano de NY. Entre que canjeamos los CityPass, recogimos mapas y demás, solo estuvimos aproximadamente una hora, lo que nos permitió ver la grandiosidad de las dimensiones y contenidos del museo. A destacar el templo egipcio que tienen en una de las salas.

Y ya volviendo a casa cogimos una pizza para llevar en “Merilu”, en la 9th Ave. Y por fin a descansar…


Imágenes | dnotivol

USA día 4: Llegada a la Gran Manzana

Times Square
Times Square

Nuestro cuarto día de viaje volvía a ser eso, de viaje. Tocaba despedirse de Washington, una ciudad que nos había impresionado positivamente para volver a Nueva York, y comenzar la visita de la Gran Manzana.

Así que el día comienza con madrugón, maletas, y desayuno en el Starbucks de la esquina, eso sí, después de despedirnos de los piquetes del hotel, que allí seguían dando la matraca como todas las mañanas. Cogemos nuestro ya conocida línea 80 del bus urbano, y llegamos a la estación-solar-esplanada de Megabús. A la hora prevista sale nuestro bus, esta vez hemos conseguido coger los primeros asientos del piso de arriba, con mejores vistas :-).

Sobre las 14h, tras las 4 horas y media de rigor, llegamos a Nueva York. Al legar, tenemos que llamar a la agencia donde alquilamos el apartamento para que vayan a recibirnos. Así que en la primera entrada de metro, buscamos una cabina. Tras pegarnos un poco con ella (había que jugar con la combinación de meter moneda, marcar, descolgar…), conseguimos hablar con ellos: nos estarán esperando allí.

Tras un recorrido de unas 2 ó 3 paradas en metro, salimos a la que sería una de nuestras estaciones habituales, y toca ir andando 3 manzanas hasta el apartamento. Ahí ya pudimos ver nuestro barrio: el Midtown o Hell’s Kitchen; tenía buena pinta, muchos restaurantes, parece movido. Cuando llegamos, nuestro casero asiático nos recibe, nos da instrucciones del piso (WiFi, basura, dónde comprar…), nos cobra la parte que restaba y nos deja ya solos en nuestra casa neoyorquina. We’re in New York!!

No hay tiempo que perder, tenemos muchas cosas por ver, pero aún no hemos comido, y como nos harán falta algunas cosas para estos días, ahcemos una mini-lista y nos vamos a hacer la compra, siguiendo los consejos de nuestro casero, nos vamos a un supermercado Amish que hay en la novena, a dos bloques. Parece muy pijoterillo, con sushi y comida para llevar en la puerta, así que repartimos la compra entre este, y un Duane Reade, una mezcla de droguería-farmacia-supermercado que hay justo al lado (hay muchísimos en Manhattan).

Rockefeller Center
Pista de hielo y estatua de Prometeo del Rockefeller Center

Y por fin a la caller a ver cosas, pero después de haber comido, aunque sean las 4 ó las 5 (seguimos con nuestros horarios raros de comidas :-) ). Yo creo que sin decir un destino concreto por el momento, ponemos rumbo a Broadway, y en seguida ¡estamos en Times Square!. Es impresionante la cantidad de luces, anuncios, taxis, gente… que hay allí. Nos subimos a las escaleras rojas que hay sobre las taquillas de Tkts y no paramos de hacer fotos. No sé qué tiene este sitio pero estamos todos como embobados. La luz nos atrae, tantos anuncios… ¿estoy tonto, le estoy haciendo fotos a anuncios de Coca-Cola, Toshiba…?

Cuando conseguimos bajarnos de las escaleras rojas, comenzamos con el planning que teníamos preparado. En teoría hoy tocaba subir al Top of the Rock, pero como está un poco nublado, lo dejaremos para otro día. Aun así, nos acercamos a ver el complejo de edificios del Rockefeller Center. Allí vemos el edificio de la General Electric (donde se sube al Top of the Rock), el Radio City Music Hall, el Rockefeller Plaza, la pista de hielo con la estatua de Prometeo… ¿cuántas veces hemos visto esto en la tele o el cine?

Rodeando el Rockefeller Center, vemos la estatua de “Atlas sujetando al mundo” frente a la catedral de Saint Patrick (o San Patricio), así que entramos a verla. ¿Qué tiene este edificio “pequeñito” que consigue destacar tanto entre tanto rascacielos? Es rara la tranquilidad que se nota en el interior comparado con el ruido y bullicio que hay ahí fuera…

Al salir, seguimos nuestro primer paseo de contacto con la cuidad, andando por 5th Avenue, la quinta avenida vamos. ¡Cuánta gente por la calle! Eso sí, esto parece un escaparate de las tiendas más pijas del mundo: Louis Vuitton, Bulgari, Armani, Gucci, Chanel, Prada, Versace… y llegando a Tiffany’s decidimos darnos la vuelta y poner rumbo al apartamento.

Atlas y Catedral de Saint Patrick
Estatua de Atlas del Rockefeller Center frente a la Catedral de Saint Patrick

Ya de vuelta a casa, paramos en un deli de nuestra misma calle (bueno, avenida, la 9th Ave.), y compramos para llevar unos paninis (bocadillos calientes rellenos de cualquier cosa, desde pavo, pollo cajún, Phily cheese steak…). Y a coger fuerzas para mañana, que tocará… ¡subir escaleras!


Imágenes | dnotivol

USA día 1: Con las maletas a cuestas

Maletas

¡Por fin llegó el día de nuestras vacaciones! Con el planning que teníamos no hacía falta madrugar, pero los nervios lo impedían.

Total que empezamos nuestra primera etapa cogiendo fuerzas en la sala Club de la estación de Delicias, ya que íbamos en preferente (beneficios de la tarifa estrella de Renfe). El viaje en AVE genial, con aperitivo incluido, en menos de hora y media estábamos en Atocha. Por cierto, totalmente recomendable el bus de Atocha al aeropuerto, por 2€ llega en unos 40 minutos sin transbordos.

Embarcamos en la T1 de Barajas, donde empezamos la serie de controles; si no me dejo ninguno: 1) control del ESTA antes de la fila de embarque, 2) el embarque en sí, 3) los arcos de seguridad, 4) el control de pasaportes, 5) en la sala de embarque preguntitas de rigor (tus maletas son tuyas, te ha dado algo algún extraño…), y 6) embarque al avión por fin. ¡Y eso sólo en España!

El vuelo estuvo bien, Air Europa no es Air France o British Airways, pero no estuvo mal. A mí en concreto se me hizo largo algún rato, ya no sabía cómo sentarme, pero la falta de espacio es común a todos los vuelos, no es algún nuevo. El avión era un 767-300 sin entretenimiento personal (pantallas individuales), pero nos pusieron dos películas actuales (Caza a la espía y El discurso del rey).

Y después de una última media hora más entretenida porque ya vas viendo las luces y edificios de NYC, aterrizamos y dio comienzo nuestra segunda sesión de burocracia americana. Llevábamos los pasaportes en regla, los ESTA aprobados, y habíamos rellenado en el avión los impresos de aduanas y los I-94W (tarjeta verde). Pero por lo visto al señor agente no le pareció suficiente y dos de nosotros hicieron una visita al cuartito de inmigración. Tras los nervios y unas cuantas preguntas absurdas para comprobar la identidad, 45 minutos después se reunían con el resto que ya teníamos las maletas de todos.

El último asalto del día era llegar al hotel. Desde nuestra terminal 4 cogimos el AirTrain, que es gratuito si no sales del aeropuerto, y fuimos hasta el punto dentro de JFK donde los hoteles mandan sus lanzaderas (Federal Circle). Llamamos desde un teléfono de información para que nos vinieran a buscar y en seguida estábamos en nuestro motel, el Super 8 de Jamaica. Allí dejamos las maletas y fuimos a cenar algo: nuestra primera hamburguesa, en un Wendy’s.

Y a la cama, que ya llevábamos como 20 horas en pie y había que descansar para la siguiente etapa.


Imagen | dnotivol

USA: ¿Cómo ir de NYC a Washington?

Bus USA

Pues esa era la siguiente pregunta que nos hacíamos en la preparación de nuestro viaje. Y como siempre, antes de decidirnos, estuvimos estudiando todas las alternativas.

Lo primero que se nos ocurrió, dado que la distancia es grande (cerca de 400 km), fue alquilar un coche. El mejor sitio que encontramos en cuanto a precios es e-alquilerdecoches. Como somos 6, sólo nos quedaba como opción un monovolumen, con lo qrue sube un poco el precio, pero no es nada disparatado; lo dejamos como opción.

Lo siguiente a mirar era el tren, pero los precios de Amtrak, la red estatal interurbana de trenes, fue descartado al instante.

Y la opción que sería la definitiva, el autobús. Miramos las compañías conocidas como Greyhound, la que sale siempre en las películas, con el dibujo de un galgo. Los precios al comprar por anticipado, ya eran más competitivos, pero seguían siendo equivalentes al coche. La sorpresa fue encontrar dos compañías de bajo coste (Megabus y Boltbus), que hacen estas rutas, a unos precios estupendos. Además en su web se promocionan diciendo que en muchos de sus vehículos se incluye gratis la conexión WiFi y enchufes para móviles y portátiles en los asientos. Los billetes se pueden comprar con hasta 4 ó 6 semanas de anticipo, que es cuando sacan las tarifas desde un dólar.

En nuestro caso, por ejemplo, la ida y vuelta para los 6 se nos quedó en menos de 100 dólares (actualmente unos 70 euros). Ya os contaré la experiencia a la vuelta…


Imagen | LA Wad Chris en Flickr
Enlaces | Megabus, Boltbus, Greyhound, Amtrake-alquilerdecoches

New York según Alicia Keys


Alicia Keys en concierto

Hoy toca algo de música para ambientar el viaje a New York. Y qué mejor que una canción que toma la misma ciudad como protagonista. En un principio fue publicada en el album The blueprint 3 del rapero Jay-Z, acompañado por la también neoyorquina Alicia Keys. Después Alicia Keys hizo esta versión en solitario, que publicó en su disco The element of Freedom en 2009.

Os dejo un vídeo y la letra (en inglés y español) por si queréis seguirla.

 

Empire state of mind (Part II) Broken down
Grew up in a town that is famous as the place of movie scenes
Noise was always loud, there are sirens all around and the streets are mean
If I can make it here, I can make it anywhere, that’s what they say
Seeing my face in lights or my name on marquees found down on Broadway 

Even if it ain’t all it seems, I got a pocketful of dreams
Baby, I’m from New York
Concrete jungle where dreams are made of
There’s nothing you can’t do
Now you’re in New York
These streets will make you feel brand new
Big lights will inspire you
Hear it for New York, New York, New York!

On the avenue, there ain’t never a curfew, ladies work so hard
Such a melting pot, on the corner selling rock, preachers pray to God
Hail a gypsy cab, takes me down from Harlem to the Brooklyn Bridge
Some will sleep tonight with a hunger far more than an empty fridge

I’m gonna make it by any means, I got a pocketful of dreams
Baby, I’m from New York
Concrete jungle where dreams are made of
There’s nothing you can’t do
Now you’re in New York
These street will make you feel brand new
Big lights will inspire you
Hear it for New York, New York, New York!

One hand in the air for the big city,
Street lights, big dreams all looking pretty
No place in the world that can compare
Put your lighters in the air, everybody say yeah, yeah, yeah, yeah

In New York
Concrete jungle where dreams are made of
There’s nothing you can’t do
Now you’re in New York
These streets will make you feel brand new
Big lights will inspire you
Now you’re in New York!

Concrete jungle where dreams are made of
There’s nothing you can’t do
Now you’re in New York
These street will make you feel brand new
Big lights will inspire you
Hear it for New York!

Crecí en una ciudad famosa como plató de escenas de películas
Siempre hay mucho ruido, sirenas por todos lados y calles estrechas
Si lo puedo hacer aquí, lo puedo hacer en cualquier lugar, eso es lo que dicen
Ver mi cara en carteles luminosos o mi nombre en marquesinas a lo largo de Broadway 

Aunque no es todo lo que parece, tengo un bolsillo lleno de sueños
Baby, soy de Nueva York
Selva de hormigón donde están hechos los sueños
No hay nada que no puedas hacer,
Ahora estás en Nueva York
Estas calles te harán sentir nuevo
Grandes luces te inspirarán,
Escúchalo por Nueva York, Nueva York, Nueva York!

En la avenida, no hay nunca toque de queda, las mujeres trabajan tan duro
Este crisol, en la esquina vendiendo rock, predicadores rezando a Dios
Llamo un taxi gitano, me lleva desde Harlem hasta el puente de Brooklyn
Alguien duerme esta noche con mucho más hambre que una nevera vacía

Voy a hacerlo por cualquier medio, tengo un montón de sueños
Baby, soy de Nueva York
Selva de hormigón donde están hechos los sueños
No hay nada que no puedas hacer,
Estas calles te harán sentir nuevo
Ahora estás en Nueva York
Grandes luces te inspirarán,
escúchalo por Nueva York, Nueva York, Nueva York!

Levanta la mano por la gran ciudad
Las luces de calle, todos los grandes sueños pintan bien
No hay lugar en el mundo que pueda compararse
Levanta el mechero al aire, todo el mundo dice sí, sí, sí, sí

En Nueva York,
Selva de hormigón donde están hechos los sueños
No hay nada que no puedas hacer,
Estas calles te harán sentir nuevo
Ahora estás en Nueva York
Grandes luces te inspirarán,
Escúchalo por Nueva York!

Selva de hormigón donde están hechos los sueños
No hay nada que no puedas hacer,
Estas calles te harán sentir nuevo
Ahora estás en Nueva York
Grandes luces te inspirarán,
Escúchalo por Nueva York!


Vídeo | brooksylad09 en Youtube
Imagen | José Goulão en Flickr
Traducción | dnotivol

 

“New York, I love you”: una postal de cine

New York, I love youComo preparación para el viaje a Nueva York que estamos preparando, he visto recientemente esta película, con la que abrimos nueva categoría en el blog, dedicada al cine.

Se trata de una película coral, formada por cortometrajes de reconocidos directores y actores, del mismo modo que ya hiciera Paris, je t’aime. Estas pequeñas historias contadas van entremezclándose hasta formar esta postal visual de Nueva York. Entre el reparto, podemos reconocer a James Caan, Andy García, Ethan Hawke, Justin Bartha, Orlando Bloom, Christina Ricci, o la nueva Nikita, Maggie Q, y la reciente ganadora del Oscar, Natalie Portman.

Entre la sorpresa que nos da ir reconociendo caras conocidas, cada historia nos va mostrando trocito a trocito la Gran Manzana, y sus muchas caras, jugando con los sentimientos de los protagonistas de cada corto: búsqueda de amor y sexo, bodas étnicas, primeros amores adolescentes o relaciones que se renuevan en aniversarios hasta la vejez.

Si bien no es una película obligatoria, ya sea por sus pequeñas historias, por su formato, o simplemente por el escenario de lujo que ofrece la ciudad, nos deja buenas impresiones, y todavía más ganas de visitar NYC (si eso es posible :-)).

Mi nota en FilmAffinity: 7 – Buena.


Fichas | FilmAffinity (5,6/10), IMDB (6,5/10)
Enlace | New York, I love you
(El copyright de la imagen pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras)

USA: Buscando alojamiento en New York

Apartamento de la serie de TV "Friends" en New YorkEn esta entrada del blog, recuperamos el especial sobre la planificación del viaje a New York y Washington. En entradas anteriores, ya habíamos decidido el momento en el que ir a Washington, con lo que la estancia en USA se nos quedaba de forma: noche de llegada en NY, 2 noches en Washington, y 8 noches de nuevo en NY.

Con este planning, conseguíamos juntar todos los días (o casi) que íbamos a pasar en Nueva York en un solo tramo. Y el objetivo de este propósito no era otro que no tener que estar cambiando de alojamiento cada x días. Ahora pues, podíamos ya buscar el alojamiento para estos 8 días en la Gran Manzana.

Nuestros requisitos

Siguiendo la regla de las 3 B (bueno, bonito y barato), comenzamos la búsqueda de alojamiento. Uno de los puntos que teníamos claro es que nos queríamos alojar en Manhattan, para evitar perder mucho tiempo en transporte todos los días si nos quedábamos en Brooklyn por ejemplo, donde los hoteles son más baratos.

Y, como es normal, cualquier sitio que eligiéramos, nos gustaría que el precio no fuese muy elevado, para no tener que sacrificar otras cosas del viaje a costa de un hotel demasiado caro. Pero en seguida que nos pusimos a buscar hoteles usando los portales habituales, vimos que lso precios en esta ciudad son de vértigo, ¿200 euros por una habitación sin desayuno, sin baño…? Estos romanos están locos…

¡Queremos apartamento!

Leyendo informaciones y opiniones por algún foro, vimos una opción que no nos habíamos planteado, ir de apartamento. ¡Pero si es genial! En nuestro grupo de viaje somos 6, con lo que el apartamento nos viene genial para estar juntos más fácilmente, y ahorrar algo de dinero. Viendo los precios de los apartamentos, nos cuadraban bastante, pues por unos 250€ diarios, teníamos apartamentos de 3 habitaciones dobles en Manhattan, que además tenían muy buena pinta.

Debajo os dejo enlaces a 4 páginas que utilizamos en la búsqueda, que tienen todo muy bien explicado, y son bastante sencillas de utilizar. Quizá algo más difícil fue decidirnos por un apartamento en concreto, pues la oferta es grandísima. Al final hicimos una selección más o menos corta (no más de 10 ó 12), y empezamos a hacer un ranking ordenándolos por las facilidades, su ubicación, precio.

El elegido finalmente fue en la web de FeelNYC, y por el momento la verdad es que la comunicación con ellos ha sido muy buena. A la vuelta os contamos los detalles del apartamento y la experiencia.


Imagen | Rob Young en Flickr
Enlaces | airbnb, FeelNYCNew York Habitat, UrbanLiving

Próxima parada: USA

Edificio de la Bolsa en Wall Street, Nueva York (NYSE)Pues como el concepto principal del blog son los viajes, vamos a comenzar con uno, que ya habrá tiempo de off-topics y temas varios…

Y para el próximo destino, ponemos rumbo a USA, haciendo paradas en New York y Washington. Son dos ciudades que todos conocemos de tantas películas y series de televisión, pero que seguro nos esperan con un montón de sorpresas y encantos escondidos que esperan a que los descubramos.

La verdad es que cada vez hay más ganas de que llegue el día, y es que ya falta poco (ya puedo contarlo en semanas, no en meses…). Y como ha habido bastante curro desde el momento en que nos decidimos a planear el viaje hasta hoy, en siguientes posts, intentaré ir contando cosillas que hemos ido preparando y algunos consejos que pueden ser útiles.


Imagen | brian glanz en Flickr