“TRON: Legacy”, motos de luz y poco más

TRON: LegacyAntes de empezar con la review, he de reconocer que no he visto la primera parte, la Tron original. Pero sabiendo el halo de título de culto con el que se categoriza a la primera parte, había ganas de ver su secuela, eso sí, 28 años después: TRON: Legacy.

La historia comienza con el protagonista de la primera película, Kevin Flynn (Jeff Bridges), desaparecido, mientras que su hijo, Sam Flynn (Garrett Hedlund), que ya tiene 27 años y ha heredado la compañía de software, recibe una pista sobre su paradero. Al seguirla, se ve absorbido por el mundo cibernético que creara su padre, donde ha estado viviendo todo este tiempo. Con la ayuda de Quorra (Olivia Wilde), padre e hijo luchan por mantenerse con vida en este universo paralelo.

Como actores, ya decíamos que aparece Jeff Bridges (El gran Lebowski, Corazón rebelde) como ya hiciera en la primera parte, esta vez con un “clon” rejuvenecido (¿por ordenador?), y Garrett Hedlund, que quizá recordemos como Patroclo, el sobrino de Brad Pitt en Troya. Como compañía, en un papel bastante absurdo, podemos ver a Olivia Wilde, conocida como Trece en House.

Lo más positivo de la película son, sin lugar a dudas, todos los aspectos visuales, tanto efectos especiales, como lo impactantes de los trajes luminosos y escenarios oscuros dibujados por líneas limpias a base de neón. El sabor que deja es haber visto una partida del típico videojuego de la serpiente, con impresionantes motos de luz, pero alargado hasta las dos horas de duración por medio del clásico guión de la lucha del bien y el mal, sin mayor profundidad.

Mi nota en FilmAffinity: 5 – Pasable.


Fichas | FilmAffinity (5,8/10), IMDB (7,0/10)
Enlace | TRON: Legacy
(El copyright de las imágenes pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras)