USA día 10: Empire State y ¡Broadway!

Vista hacia el downtown desde el observatorio del piso 86 del Empire State Building
Vista hacia el downtown desde el observatorio del piso 86 del Empire State Building

Hoy amanece soleado. Como el tiempo acompaña a nuestro planning, salimos de casa directos hacia el Empire State Building. Dicen que hay fila todo el día, por lo que queremos llegar pronto, aunque tenemos la CityPass y deberíamos ir más rápido. Nada más entrar al edificio, se comienza ya a hacer fila. Hay varias salas llenas de cordones para formar las filas, parece Port Aventura. Primero, ¡cómo no!, control de seguridad, y después nos saltamos parte de fila al tener ya la entrada (por la CityPass) y nos entregan los aparatos para el audioguía (también incluidos). Y listos al ascensor, aunque éste es menos espectacular que el del Top of the Rock, donde proyectaban imágenes en el techo de cristal.

Las vistas desde el piso 86 son impresionantes. Al ser primera hora, todavía no hay mucha gente (al irnos ya se empezaba a notar el agobio). Lo que sí se nota ya es el frío, y es que aunque no lo parezca, hay un poco de viento a esa altura. Con el audioguía se va recorriendo todo el perímetro del observatorio mientras te va explicando cosas sobre los edificios, parques, ríos y demás que alcanzan la vista. Quizá cansa del audioguía, las batallitas sobre músicos y actores sudamericanos que van intercalando en la historia; y es que el cogerlo en español es lo que tiene (¿qué contarían en la versión inglesa-americana?). Como siempre, la sesión fotográfica es imprescindible, aunque se puede hacer un poco más incómoda que en otros sitios por las vallas antisuicidio que tienen allí arriba.

New York Public Library, biblioteca de Nueva York
New York Public Library, biblioteca de Nueva York

Tras la visita al techo de Nueva York, nos dirigimos a la biblioteca municipal, la New York Public Library, junto a Bryant Park, entre la calle 42 y la 5ª avenida. Visitamos algunas salas, alguna “rotundas” de los pisos superiores, y alguna sala de lectura. El edificio es imponente, las escaleras que llevan desde la entrada principal hacia las salas superiores son majestuosas.

Nuestra siguiente parada es  el Chrysler building y la Grand Central Terminal, ya que el resto del grupo no la ha visto (nosotros vinimos cuando estaban en Niagara). ¡Qué dimensiones tiene la estación! La amplitud del vestíbulo principal es impresionante, al igual que la luminosidad que ofrece la decoración de la cúpula. Al salir, nos quedamos a comer en una pizzería allí cerquita (Pizza Bravo), muy buena.

Hall principal de la Grand Central Terminal
Hall principal de la Grand Central Terminal

Ya después de comer, fuimos andando por la calle 42 hasta el río Hudson, al pier 83, de para coger un barco y ver Manhattan desde el agua. Mientras esperábamos a que fuera la hora de salida del crucero, dimos una vuelta por el muelle de al lado, donde se encuentra el Intrepid Musem, un museo dedicado al aire, mar y espacio. Sólo lo vimos por fuera ya que es un poco caro, por lo que vimos el portaaviones Intrepid, que da nombre al museo, y ya de lejos el Concorde, el avión que unía Nueva York con París y Londres.

El paseo en barco lo hicimos con Circle Line Cruises, porque venía incluido en los bonos de la CityPass. El recorrido incluido en esta época del año, es lo que llaman una semi-vuelta a la isla, de dos horas de duración. Aunque a mitad de recorrido, nos dicen que lo tienen que cambiar, ya que, según dicen, el presidente Obama está llegando a Nueva York en helicóptero, y han cortado la navegación por el East river. Así que el recorrido se alarga por el lado izquierdo de Manhattan, subiendo y bajando el Hudson. En mi opinión, esta actividad es prescindible, sobre todo si se ha visitado la Estatua de la Libertad, y más aún, habiendo hecho el recorrido en helicóptero. Pero no deja de ser interesante tener otro punto de vista diferente de la ciudad.

Al terminar nuestro crucero, toca recorrer de nuevo la calle 42 en dirección a Times Square. Habíamos pensado en ir a ver una obra de teatro de Broadway, algún musical, pero no habíamos concretado ningún día en nuestro planning. Hoy parece el día idóneo (además ya se van acabando los días). Una vez en Times Square, nos ponemos en fila en las taquillas de tkts, donde se pueden encontrar las entradas que quedan sin vender para el mismo día, con descuentos de hasta el 50%. La fila va rápida, y hay que tener más o menos claro qué quieres ver, o el precio que estás dispuesto a gastarte. Nosotros habíamos hecho una mini-selección de las obras que nos podían gustar más a todos. Después de preguntar precios ya en taquilla, la elegida fue Wonderland, a unos 60 dólares por cabeza; el cajero nos dijo que eran entradas muy buenas (habrá que verlo…).

Times Square & Broadway
Times Square & Broadway

Como nos queda una hora de tiempo hasta que empiece la obra, nos dispersamos para dar una vuelta, y ver algunas tiendas. Nosotros damos un vistazo a Toys’r’us, con la noria en el interior, Foot Locker y Levi’s. Pero algo habrá que cenar ¿no? Así que algo rapidito en un deli que vimos allí cerquita: bocadillo de Philly cheese steak, y bagel con queso crema.

Nuestra obra, Wonderland, es en el teatro Marquis, en el interior del hotel Marriott de Times Square, así que estábamos allí mismo. La obra era una adaptación del cuento de Alicia en el país de las maravillas, pero como si transcurriera en nuestros días, con toques actuales, y muchos chistes. Ah, y las entradas geniales, en la parte inferior del teatro, como en cuarta fila, muy cerca del escenario y de la orquesta (casi escondida bajo el escenario). He de reconocer que no esperaba que me gustara tanto, no paré de reírme y aplaudir en todo el rato. Era impresionante la música en directo, y las voces de los protagonistas. Sin duda uno de los mejores momentos de todo el viaje para mí.

Y a la salida, vuelta a casa andando, sin podernos quitar la sonrisa de la cara. Creo que esta experiencia voy a tardar en olvidarla.


Imágenes | dnotivol
Enlaces | Empire State Building, Biblioteca Pública Nueva York, Circle Line Cruises,  Intrepid Musem, tkts (entradas para Broadway)Wonderland en Broadway

Deja un comentario