USA día 9: Go, Knicks, go!

Reserva Federal de Nueva York
Reserva Federal de Nueva York

Después de la resaca del viaje a Niagara de parte del grupo, llega el martes, con uno de los platos fuertes del viaje: el partido de la NBA. Pero antes de que llegue, tenemos muchas cosas por hacer…

Nuestra primera cita, es la Reserva Federal. Y digo cita, porque habíamos reservado la visita por internet. Es imprescindible hacerlo así, ya que dan muy poquitas horas disponibles y se agotan pronto. Tenemos ganas de verlo, porque puede ser algo que está fuera del circuito turístico habitual, y tenemos curiosidad. Nada más llegar, para variar, control de pasaportes ya en la calle (en Liberty St), arco de seguridad y para adentro. La visita comienza con un tour por el hall, donde tienen una exposición de monedas valiosas, y posters, juegos, videos de historia y datos del dólar y del dinero en general. Después ponen un vídeo de la organización y funciones de la Reserva Federal. Y el colofón, la bajada a las arcas con el oro. Se baja en ascensor a una planta de seguridad, situada como un sexto sótano, por debajo del nivel del metro, donde guardan las reservas de oro de multitud de países del mundo. No tiene más misterio que ver montones de lingotes de oro, como se ve en las películas, pero ver toda la seguridad que hay alrededor, y las demostraciones de las puertas blindadas son espectaculares. Muy chulo el detalle de despedida: como recuerdo, te dan una bolsita con tiras de billetes, de los triturados cuando los retiran para sacar nuevos a la calle.

Al salir de la reserva, cogimos el metro para ir a nuestro siguiente destino, pero hicimos un alto en el camino, para hacer una incursión al exterior. Es el Flatiron building, considerado el primer rascacielos de Manhattan. Hoy no para de llover, con lo que hacemos una rápida sesión de fotos al Flatiron, desde la placilla que tiene delante, y vuelta corriendo para el metro, ¡que nos calamos!

Flatiron building
Flatiron building

Lo siguiente en nuestro planning diario, es una visita rápida al Madison Square Garden. No es que no pudiéramos esperar a verlo a la hora del partido; es que tenemos que recoger las entradas para el partido. Habíamos comprado las entradas en TicketMaster, y para los extranjeros la única forma de hacerlo, es con el formato “will call”, es decir, las compras y pasas a recogerlas el mismo día en taquillas. Habíamos visto el Garden de pasada el día que cogimos el autobús hacia Washington, pero hoy viéndolo más de cerca, es gigantesco.

Por al lado del Madison Square Garden, está la tienda de electrónica B&H. Como estamos por la zona, nos acercamos a verla. En los foros todo el mundo habla muy bien de esta tienda, así que no podíamos perdérnosla. Habíamos mirado un poco en la web, y los precios no estaban nada mal, pero vamos sin intención de comprar nada. ¡Cómo lo tienen montado! Toda la tienda está automatizada, tienen cintas transportadoras por el techo para enviarse paquetes de un lado a otro. Cuando pides algo en cualquier mostrador de la tienda, lo piden al almacén y a ti te dan un ticket. Cuando te quieres ir, vas a la caja con los tickets, y pagas; y te dan otro ticket para recoger los paquetes en otro mostrador. Todo automatizado y super eficiente. Pero las intenciones, se quedaron sólo en eso, intenciones, y al final acabamos picando todos: que si pendrives USB super canijos, un disco duro externo, trípodes, filtros o fundas para las cámaras… impresionante la sección de fotografía. Menos mal que veníamos por dar una vuelta y ver la tienda, que si no, ¡nos la llevamos entera!

Siguiendo con las compras, queríamos ver los grandes almacenes por excelencia en Nueva York, Macy’s, pero va siendo hora de comer, así que buscamos algo por los alrededores. Nos apetece algo tipo hamburguesa o algo así, pero sin acabar en un McDonald’s o Burger King. Finalmente nos decidimos por ir a un TGI Friday’s. Un acierto; es bastante más caro que los otros burgers, pero pidiendo del menú del día, no hay tanta diferencia; y la comida buenísima.

Macy's
Macy's

Después de comer, nos internamos en Macy’s. Habíamos leído que dan un descuento del 10% a los extranjeros, así que por si cae algo, buscamos el mostrador de información para recogerlo. Personalmente, Macy’s me defraudó bastante. Sabía que son unos grandes almacenes, nada de outlet, con lo que los precios iban a ser normales-caros (y así fue). Pero lo que no esperaba era el caos de organización. Está repartido por varios edificios contiguos, pero no es fácil pasar de uno al otro, se unen siempre por el vestíbulo, una rejilla de puestos de perfumes y cosméticos con dependientes afanosos en vender y dar a probar sus productos. Encontrar las secciones que quieres sin un plano es casi misión imposible. Al final, alguno terminó comprando alguna cosilla, pero la mayoría nos fuimos con las manos vacías. Y tocaba ir al apartamento a dejar las compras de Macy’s y B&H, para volver al partido. Toca metro, y ¡en hora punta!

El ambiente llegando al Madison Square Garden es genial, una masa de gente fluyendo por todas las puertas ¿tanta gente cabe aquí dentro? Cuando conseguimos encontrar por dónde tenemos que entrar, la marabunta nos engulle. No vamos sobrados de tiempo, pero hacemos unan mini-parada para comprar las mítica manos para animar al equipo. Encontrar nuestra sección es un poco lioso, entre tanta gente y tantas escaleras mecánicas, pero lo conseguimos. Los asientos eran mejores de lo que esperábamos, no se ve muy alto, y relativamente cerca. Bueno, el partido era un New York Knicks vs Toronto Raptors, y es que lo elegimos (a parte de que la fecha nos iba bien) por ver a Calderón en acción, pero resultó estar lesionado esa semana, una pena. Qué decir del partido, y es que es un verdadero espéctaculo, más incluso que un deporte de competición. La gente no para de animar, gritar, cantar en todo el partido. Y de comer, constantemente están pasando personas vendiendo bebidas, perritos, patatas, palomitas, a parte de la cantidad de bares y restaurantes que hay en los pasillos del estadio. En el partido en sí, garantizados los mates, triples inverosímiles, seguro de la marca NBA. Eso sí, si se está acostumbrado al baloncesto español y europeo, conviene olvidarse de lo que significa defender, por mucho que lo cante la gente, y lo pongan en las pantallas del estadio. Salimos encantados, no nos ha defraudado para nada, menuda colección de mates y triples de Amar’e Stoudemire y Carmelo Anthony.

New York Knicks vs Toronto Raptors, en el Madison Square Garden
New York Knicks vs Toronto Raptors, en el Madison Square Garden

De vuelta a casa todavía con la adrenalina, paramos en nuestra misma calle, para coger algo de cena para subir a casa. El sitio elegido es la pizzería Merilu, que ya conocíamos de otro día. Y a descansar, mañana ¡más!


Imágenes | dnotivol
Enlaces | Reserva FederalTicketMaster, Madison Square Garden, B&H, Macy’s